Home
entrar

Noticias


10 años de colaboración para preservar el Chipe de Cachete Dorado en los bosques de Pino- encino de Mesoamérica.


Claudia Macias Caballero.
Directora de Conservación, Pronatura Sur, A.C.
The All-Bird Bulletin- Spring 2014,  (26-28 págs).
A principios del 2000, organizaciones como Pronatura Sur, A.C,  defensores de la naturaleza y Salva Natura, entablaron conversaciones con el fin de organizarse para establecer  una iniciativa de colaboración multinacional entre México, Guatemala y el Salvador, para proteger los bosques de pino- encino de la región Mesoamericana.
Con el apoyo de U.S Fish and Wildlife Sevice´s Neotropical Migratoty Bird Conservation Ac (NMBCA),  se logra  en el 2003  establecer la "Alianza para la conservación de Bosques de Pino- Encino de  Mesoamérica”. Esta asociación internacional actualmente está conformada por  15 instituciones de los países de  Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, y Nicaragua quienes trabajan  de manera coordinada para conservar el bosque de pino-encino y su avifauna, siendo  el Chipe Cachete Dorado  especie en peligro de extinción, la especie banderade la Alianza.
La franja de  bosques de Pino-encino de México, Guatemala, El Salvador y Honduras tiene una extensión de aproximadamente 103,843 km2 , donde menos del 8% de la superficie se encuentra bajo protección; siendo una zona que alberga al menos 36 especies de encino y 11 especies de pino,  aunado a que es el hábitat de una gran diversidad de aves endémicas y migratorias. Al menos 225 especies de aves utilizan esta región como una franja de migración transnacional, sobresaliendo especies amenazadas como el Colibrí ala castaña (Lamprolaima rhami) Tecolote barburdo (Megascops barbarus), especies de Chipe (Setophaga chrysoparia, S. occidentalis), entre otras, que son reconocidas por Partners in Flight (PIF) como especies de importancia trinacional.
Desde el 2004 NMBCA ha financiado al menos 6 grandes proyectos que han contribuido a desarrollar el  plan de conservación para los bosques de pino- encino y de las aves de estos cinco países mesoamericanos. Mismo que considera cuatro grandes ejes y que tiene diversas acciones desde trabajos  de manejo forestal (200,000 Ha en la ecoregión), manejo del fuego (50,000 Ha en la ecoregión), restauración, monitoreo biológico, protección del hábitat y mecanismos formales de conservación (100.000 Ha en la ecoregión), identificación de mecanismos financieros para la protección del bosque, acciones de educación ambiental, desarrollo de capacidades locales, entre otros. Los impactos de estas acciones  varían de acuerdo al contexto nacional de cada uno de los miembros de la Alianza, logrando con ello resultados positivos en diferentes escalas desde lo local  hasta lo sectorial. Estos proyectos han permitido que  los miembros de la alianza canalicen recursos de otras fundaciones para incrementar y fortalecer las acciones de conservación, como los obtenidos por Conservación Internacional y The Nature conservancy.
La Alianza  ha establecido como siguientes pasos actualizar el plan de  conservación con metas y objetivos que permitan incrementar la superficies de estos ecosistemas mediante mecanismos legales y por la adopción de prácticas agroforestales, así también  considera  la construcción de sistema de monitoreo para tener un mejor registro de la dinámica poblacional del Chipe de Cachete Dorado.
Después de 10 años de colaboración y de los progresos significativos de las acciones de conservación uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos es la consideración de los efectos del cambio climático en su contexto social, económico y ambiental para lograr un mejor manejo del bosque y del desarrollo comunitario.
El chipe de Cachete Dorado ha sido la inspiración de la conformación de la alianza  para unir esfuerzos para la conservación de estos ecosistemas, sin embargo esto no solo ha beneficiado el hábitat de nuestra insignia sino de muchas especies endémicas del bosque y en peligro de extinción. Por otro lado, los beneficios locales se basan en el fortalecimiento de las capacidades locales, adopción de prácticas de manejo  sustentable de los recursos forestales, prácticas de manejo del fuego, estrategias de planeación y uso de su territorio. El fortalecimiento de capacidades de la sociedad, es el medio que puede contribuir a que se tomen mejores decisiones para conservar, manejar y preservar  los ecosistemas y sus servicios no solo por la riqueza de sus recursos biológicos sino también por su riqueza cultural.
Para más información contactar a Claudia Macias Caballero cmacias@pronatura.sur.org.